martes, 23 de marzo de 2010

Poesía

















Se contentó con besos perdidos,
con pesos vacíos
y noches bajo techos
de metal y uralita.

Y pensó que era real
desde su caverna,
viendo sólo un reflejo.

Apostó por una libertad
viciada de humo y vidrio
sintética y sin paraiso.